Testimonio -P.V. Auditoria

Testimonio - P.V. Auditora
 
Mi experiencia personal sobre la sudoración axilar era realmente incómodo y depresivo e influenciaba de gran manera en mi desenvolvimiento personal y profesional, por la falta de información y la ignorancia de que existía una cirugía, que podía solucionar mi problema, recibí muchos tratamientos dermatológicos, medicina tradicional y alternativa pero en mi caso no hacia desaparecer la sudoración.

Hago expresivo mi agradecimiento al Dr. Sergio Poveda por su excelente cirugía, ya que desde ese día terminó mi sudoración axilar al 100%._P.V Auditoria

Testimonio MM

Testimonio MM

Escrito por Administrator   
sábado, 23 febrero 2008

Dr. Sergio Poveda
 
Reciba un saludo muy especial de su paciente Mónica M., le escribo este email para darle el comentario de como ha resultado la operación en mi. 
 
Primero le doy gracias a Dios por haberle puesto al doctor en mi camino, que pudo sanarme de esta enfermedad  que muy pocas personas conocen . Las personas que  han vivido con esta enfermedad pueden entender lo difícil que  es esto y como te afecta en todo aspecto de tu vida no solo físicamente sino emocionalmente y hasta psicológicamente; afecta terriblemente tu autoestima y todas las relaciones con la sociedad .

Desde que fui intervenida quirúrgicamente, realmente ha cambiado mi vida porque el ya no tener esta enfermedad adquieres seguridad de ti mismo, mejora tu autoestima y tu calidad de vida .

La operación tiene bueno resultados y pocas complicaciones. Agradezco el trabajo del doctor y le deseo éxitos en su vida profesional.

ME.

Ultima actualización ( sábado, 23 febrero 2008 )

Testimonio Fernando

Testimonio - Fernando

Un cordial saludo Dr. Sergio Poveda, soy Fernando y por casualidad pude leer su reportaje en la revista la Familia (14 de Enero 2007) y buscando en internet conseguí su mail por lo que le escribo. Tengo ese mal desde hace 12 años, siempre sudaba en fiestas o al hacer deporte me parecía normal pero al cumplir 18 e ingresar a la Universidad que por cierto no terminé por esta causa comencé a sentir un hormigueo luego un acaloramiento y se abría la ‘‘llave’’ y por gotas bajaba el sudor por mi rostro, no había una sola clase que reciba tranquilo siempre fue sudor, desesperación y vergüenza  mi esperanza era algún día terminará, Dios me ha de curar, ya tengo 30 años y continúo sudando. No terminé mi carrera por esta causa. Del amor ni hablemos siendo algo fundamental en la vida de una persona ya ni me interesa, esta enfermedad me ha impedido mantener una relación normal.

Realizo trabajos esporádicos y mi situación económica es penosa y vergonzosa para alguien que ha pasado por una Universidad.

Sé que es Cirujano Torácico y quiero saber si puedo calificar para una cirugía si mi sudoración es craneofacial y asi poder recuperar en algo mi vida.

 

Respuesta del Dr.:

 

Por favor, revise la sección La Cirugía - ¿Requiero Cirugía? y conteste el cuestionario, luego en la sección "Proceso de la Cirugía" podrá obtener información más detallada sobre costos, exámenes, etc. En la sección "Contactos" puede escribirme y atenderé con gusto sus inquietudes. Saludos cordiales.

 

Testimonio Stephy

Testimonio Stephy

Creo que la simpatectomía es el límite que marca un antes y un después en mis veinte años de vida,  probablemente las personas que no sufran de hiperhidrosis consideren una exageración mi consideración pero aquellas que la padecen o la padecimos un día entendemos con claridad como está enfermedad afecta totalmente la calidad de vida.

La hiperhidrosis palmar perturbó mi vida por mucho tiempo, la padecí desde niña y fue creando en mí una gran inseguridad y timidez, durante años la traté de combatir inútilmente, el desconocimiento de la enfermedad por el resto de la sociedad e incluso por parte del mismo personal médico, hizo que sea estigmatizada como una persona nerviosa, aun cuando el sudor de mis manos se daba en situaciones en las que no estaba nerviosa sino atenta, visité a médicos clínicos, dermatólogos, sicólogos y psiquiatras quienes asociaban el problema en mis manos a inseguridad y carencia afectiva por la temprana muerte de mi padre, me sometí a varias sesiones de sicoterapia sin obtener resultado alguno, incluso recurrí a realizarme una dolorosa terapia neural que forma parte de la medicina alternativa que no solo me produjo dolor físico sino mayor dolor síquico porque mi última esperanza de curación parecía estar perdida.

Pero en sí lo que me llevó a buscar desesperadamente una solución definitiva fue el hecho de que la enfermedad estaba acabando con mi sueño de llegar a ser médico, porque debía emplear mis manos todo el tiempo y pese a tener intactas mis funciones intelectuales la enfermedad me limitaba dentro de mis estudios y me hacía sentir disminuida como persona y totalmente infeliz sin deseos de hacer nada que no sea sumirme en libros, como para aislarme del mundo exterior y con intensa vergüenza de pedir ayuda por mi problema como si no se tratará de una enfermedad, los pocos conocimientos que tengo como estudiante de medicina en proceso de formación me llevó a investigar un poco acerca de la enfermedad, sus orígenes y el tratamiento definitivo que no era otro más que la simpatectomía, sin embargo no sabía que la operación la realizaban en Ecuador no existía mucha información en páginas Web sobre ella, fue mediante un reportaje en el noticiero que mi madre escuchó una entrevista al Dr. Poveda, quien se refirió a la enfermedad y a la cirugía, entonces lo contacté, la cirugía no se realizó inmediatamente pues debíamos esperar la aprobación de un seguro que cubría parte de mi operación, aprobación que no se dio porque consideran que no es una enfermedad probablemente ignorando que puede llegar a acabar con la vida de una persona por la intensa depresión que puede llegar a producir.

Pese a este penoso hecho meses después de ello me realicé la cirugía obteniendo resultados magníficos e inmediatos que han transformado totalmente mi vida,  es muy difícil describir la intensa sensación de bienestar que me embarga, he recobrado la felicidad y el deseo de vivir y soñar que toda joven a mi edad tiene, me siento segura y tranquila en cada cosa que hago y lo más importante he llegado a amarme, a creer en mi misma. Sin duda alguna es la mejor decisión que he tomado.

Ojalá que esta parte de mi historia incentive a las personas que tienen el mismo problema que yo, a realizarse la cirugía sin temor para mejorar su calidad de vida.

ATT
Stephy

Acerca de